Entradas populares

jueves, 7 de enero de 2010

Resistir

Versión 1

La piba tenía un moretón en forma de medialuna debajo del mentón. En el ojo izquierdo, un hilito rojo como un piolín caía por la blusa blanca raída y se anudaba en un tatuaje, que tenía debajo del ombligo.
Lloraba en un silencio resignado, hamacándose entre los brazos de su mamá, ante la fría mirada de una humanidad de más de ciento y picos de kilos, disfraz azul marino. Jinetas y arma de fuego a la cintura XXL.
La Marilyn se quería ir de ese lugar repugnante, que tantas veces la recibió con la misma cínica frialdad: 0800- MUJER “Tu camino hacia una vida sin violencia”. “No dejes que te toquen: tu cuerpo es tuyo”. “Diez consejos para saber que hacer en caso de maltrato conyugal: Gritar, llamar a los vecinos, escaparte, no olvidar los documentos, dejar a los niños al cuidado de alguien de confianza…”.
Habían llegado como espíritus en pena infinita, cerca de las tres de la mañana de un tormentoso domingo de agosto: empapadas, doloridas, apaleadas, embarradas; huyendo de un monstruo que tiene paradero aquí y allá, pero pocos lo encuentran: le gusta que le llamen machismo. Hay uno; Hay miles. Es pandemia y hace estragos. Algunas vacunas las tiene la comisaría de la mujer, pero muchas están vencidas: las vacunas; no las mujeres…

Versión 2 (tipea mal la maquina de escribir de la cabo Lopecito, como le dicen las internas)

En la ciudad de Beris so, siendo la s tres y veinte a.m. del domingo quince de agosto de dos mil ocho, ant e mí, cabo principal de turn o, Ofelia Ermelinda Lopez y disiend o jura r la verdad, so pena de apremios, se presentan do s femenino s: Sara Gutierrez de 36 años su hija Marilyn Gutierrez de 19. Que preguntando seles por el motivo de su presencia, dicen: Sí: saben leer. Sí: sabe n escribir. No: no conocen la totalida d de sus derechos.
Indagando por el motivo de su apersonamiento declaran: que la noch e mensionada, un sujeto masculino que se hace llamar El Pocho Toralba, mayor de eda d, después de beber abundante bevida blanca intentó por la fuerza obligar a la declarante, su pareja, a tener relaciones carnales con un masculino de la comunidad bolibiana, para obtener dibidendos y pagarse los vizios. Que ante la negativa de la femenina Gutierrez hija, el mencionado Toralb a hizo uso de la fuerz a y comenzó a pegarle a ésta última, con ambos miembros superiores a puño cerrado, ocasionán dole herida s en rostro y partes pudendas de su cuerpo. Doy fé. La femenina mayor al escuchar los grito s de ésta se apersonó para zocorrerla, previamente tirarle caldo hirviendo al malviviente. Hueyendo de éste, ambas se apersonan hasta ésta comisaría, consus ropas mojadas, sin documentación que atestigüe identida, dejando lo s tres hijos menores de la denunciante al cuidado de su bisabuela materna. Que no teniendo más que declara r, solicitan la intervenció n del juez de menore s que obró en causa anterior a fojas cincuenta y uno. Qu e terminada la exposisión, ratifican t odo lo antedicho, firmando dos ejemplares de un mismo tenor. Será justici a.
Hay un sello y firma
Comisaría de la Mujer de la localidad de Berisso

Versión 3

Desde pendeja que no me lo puedo sacar de encima. Me junté con el Pocho a los catorce; él ya tenía como treinta pico, creo…para hacerse e el gato delante de otras minitas me decía “nena” y a mi me daba un odio bárbaro…
Parecía re dulce el chabón; pero nunca le gustó laburar: las primeras veces que venía a casa me decía que tenía “grandes planes para mi”. Era puntero del barrio Tres Manzanas…después entendí lo que me quiso decir… yo siempre viví del Plan. Plan Materno, Plan Trabajar, Plan Jefas y Jefes. Esos eran sus grandes “planes…”
Al Gulle lo tuve el día que cumplí quince. El Pocho se puso tan contento que me regaló la medallita del nene y de la nena. Todos pensaban que había tenido mellizos por eso, y me daba mucha gracia. Al Pocho, también. Y más contento se ponía, más tomaba. Eso si: nada de otras porquerías. Le gustaba la birra y el tetra, nada más.
Mi vieja lo tenía cortito, por que era re jetona y puteadora. Aunque a veces le levantaba la mano a ella también, y siempre decía queralultimavez…La loca se hacía respetar como podía. Parece que algo de cuiqui el Pocho le tenía, porque a veces le traía puchos como para dos meses…se la quería comprar a la Sarita y ella lo perdonaba…
De vez en cuando desaparecía y me decía que se iba a laburar “afuera”, que lo mandaban de la agrupación política ó algo así… Una vez trajo un DVD, que lo tuve que vender cuando se me enfermó El Jhonatan y en la salita no quedaba jarabe para la tos.
Se ponía como loco con los chicos, y se la agarraba conmigo; que por que tosían, que porque lloraban, que yo era una mala madre, ¡que haga callar a esos malparidos!
A los dieciocho cuando tuve a la Laurita le dije que se fuera, que era un inútil, y me dio vuelta la cara de un cachetazo sin importarle que le estaba dando la teta a la chica.
Mi vieja siempre me ayudó. Pero ya estoy harta de venir a la comisaría, y éste turro no me deja en paz…mi abuela se está enfermando culpa de él. Está depresiva. Y nosotras también. Tengo miedo que el juez me saque a los chicos…eso me dice ese guacho…que se los va a llevar con su primera mujer…
La Laurita tiene asma… la tuve internada cuatro días…la doctora Gloria, de “la salita”, por suerte me habla mucho y me aconseja. Pensar que nunca quería escucharla… Me presentó al abogado Antonetti y me animé a decirle lo que me estaba pasando. Después de eso, me arranqué las medallitas que me regaló ese hijo de mil y me tatué los nombres de mis chicos debajo de la cicatriz de las tres cesáreas ¡Ya va a caer ese animal! La Gloria y el abogado me dijeron que me van a sacar de ésta.
Yo voy a resistir…como la canción: ¡resistiré, para seguir viviendo!

Versión 4

Sra. Cabo Principal de turno Ofelia Ermelinda López
Comisaría de la Mujer

Ref: Denuncia N° 23543
Regional Berisso

De mi mayor consideración:
Me dirijo a Ud. a fin que me envíe en carácter de URGENTE una copia de la denuncia ut supra mencionada para ser agregada en la causa “Marylin Gutierrez contra José Antonio Toralba, (alias el Pocho) en autos caratulados “Lesiones graves y abandono de persona”, fojas Uno a Cincuenta y Cuatro, tramitada ante la Secretaría de Minoridad y Familia. Dicho pedido obedece a que el original reclamado el dieciocho de agosto próximo pasado, fue extraviado por agentes a su cargo, obturando el procedimiento legal para dar curso al expediente. Sin más que solicitarle, le saluda atentamente:

Dr. Amilcar Gonzalez Antonetti
MP 315412
Será Justicia

Versión 5
¿Será justicia?

( Cuento ganador en el concurso OTRA VIDA ES POSIBLE. www.vivirsinviolencia.gov.ar)

3 comentarios:

  1. es un texto muy fuerte. contudente. me gusta mucho: Yoly

    ResponderEliminar