Entradas populares

viernes, 21 de marzo de 2014

M.M.M. MARZOMESdelaMUJERRR

MESDELAMUJER, Que NO quiere decir lo que las publicidades- mandato nos “sugieren” sutilmente:
-BOMBONES BAJAS CALORIAS
-CASETTES DE ARJONA BAJO CONSUMO
-DESCUENTOS EN PERFUMES IMPORTADOS COMPRANDO + DE TRES UNIDADES
-OFERTA 2 X 1 EN TOALLAS HIGIENICAS + TAMPONES + 2 CAJAS DE EVATEST (O SIMILAR) DE REGALO
-OFERTA: plancha a vapor + una montaña de ropa para eso.
-PACK DE Mr. MUSCULO FRAGANCIA BEBE CON DVD EXPLICATIVO
-PACK: PAGAN TRES COMEN CUATRO
-SALUDITOS CON CORAZONCITOS Y OSITOS
-NO ACLARES QUE OSCURECE...

Durante siglos, fuimos condenadas a NO decir, NO pensar ó NO hacer ciertas cosas. Demasiadas cosas. Si empezamos por Eva, que decidió comer la manzana del árbol de la sabiduría (¡nada menos!).
Así le fue: y quizás haya sido lo mejor. Habrá que pensarlo.

Desterrada por eso del paraíso, por querer ser culta e informada: ya arrancamos mal: el saber era castigado con la expulsión. Y generaciones venideras sin poder pisar la escuela para saber leer y escribir: solo para abrir la puerta para jugar a la mamà, coser y bordar...

Lilith, la primer mujer de Adán, menos famosa por cierto, decidió por motu propio retirarse del Edén, cuando se plantó y dejó bien en claro que ella no era propiedad de nadie, cuando su marido la obligaba a hacer tareas ingratas, tales como lavar los platos sin detergente y tener relaciones sexuales, en la posición del misionero, y ella siempre abajo (de él). Y por pensar distinto, ¡arriverderci sposo mio! Pero lo decidió ella. Por eso la historia casi ni la nombra: porque ELIGIÔ. Por sí misma. Por escuchar sus propios deseos. Convengamos que muy bien tampoco le fue.

Pero de los errores también se aprende.
Y así atravesamos los tiempos, por no querer casarnos, nos decían: -chicas al convento- ó monjas y vírgenes de por vida. O, al menos, monjas.
También brujas, que por saber curar lo que otros no curaban: ¡a la hoguera!. Malleus maleficarum fogatas sum...
O por que no, locas, malas, porquerías, charlatanas, chusmas, gordas, putas, raritas, anoréxicas, lesbianas, histéricas...

Pero acá estamos. Para hacernos visibles. Los otros aspectos, los que tienen poca prensa, están ocultos tras los ropajes de liquidación de palabras descalificantes, escondidos en metáforas discursivas de quienes debemos ser para parecer buenas chicas.
Expulsadas del Edén, por ser reales. Por querer ser libres…
PORQUE SOMOS LIBRES
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada